Finanzas saludables

Qué es una Persona Moral y una Persona Física con Actividad Empresarial

Lectura de
4
min
Tabla de contenidos:

La persona moral es aquella que mantiene una conducta intachable, mientras que la persona física con actividad empresarial es la que tiene trabajo... si eres de la impresionante estadística que piensa que estas son las definiciones, estás en el lugar correcto. Aunque sus nombres pueden prestarse a confusiones, "persona moral" o "persona física con actividad empresarial" se refieren a la situación fiscal de cada persona, y no a sus cualidades o atributos. Es importante conocer bien las diferencias entre estas dos situaciones fiscales, ya que de ellas dependen muchos factores, como el proceso a seguir si se va a solicitar crédito a alguna entidad financiera.


Persona Moral


En pocas palabras, es una empresa constituida. Esta última palabra es clave para entender a la persona moral, puesto que, para contar con dicha situación fiscal, es indispensable que las personas que son parte de la empresa la hayan registrado debidamente ante los organismos correspondientes. También, es importante notar que una persona moral está constituida por al menos 2 o más socios o accionistas. Así, cuando deciden colaborar juntos para crear una empresa y determinan cuestiones como la razón social -el nombre-, registran su empresa y esta se vuelve una persona moral. De esta manera tiene su propio RFC, puede emitir facturas y solicitar soluciones financieras (Crédito PyME, Crédito de Pago a Proveedores, etc).


Persona Física con Actividad Empresarial


Por otro lado, la persona física con actividad empresarial es cualquier persona mexicana que realiza actividades económicas, está registrada ante el SAT y declara los montos de dicha actividad. Literalmente cualquiera puede estar bajo este régimen, el cual -así como la persona moral- tiene la obligación de hacer declaraciones periódicas de la actividad económica que realizó en cierto tiempo, y efectuar los pagos correspondientes de impuestos. Esta persona puede emitir facturas y solicitar créditos, sin embargo, estos y todos los trámites que haga estarán a nombre de la persona, mientras que los trámites de la persona moral son a nombre de la empresa. Un ejemplo de alguien con esta situación fiscal es un freelancer: alguien que trabaja por cuenta propia ofreciendo productos o servicios.


¿Cuál te conviene más?


Como en todo, lo que más te conviene depende del contexto de tu situación. Un par de colaboradores que necesitan que todos los trámites y documentos estén a nombre de una empresa y así no cargar a uno de ellos con todas las responsabilidades, deberían considerar constituir su empresa y crear una persona moral. Un individuo que está formalizando su actividad económica, necesita emitir facturas y comprobar los ingresos que percibe, podrá darse de alta como persona física con actividad empresarial y con ello darle mayor credibilidad y seriedad a su trabajo.


Para ambas situaciones fiscales, Kapital ofrece una amplia gama de soluciones de crédito e inteligencia para potenciar y facilitar la gestión de las empresas. Desde una banca empresarial todo en uno donde se puede administrar la tesorería, hasta opciones de crédito que van desde los $100,000 hasta los $5'000,000, buscamos la forma de darle el sí al crecimiento de las empresas con nuestras opciones hechas a la medida de las nuevas necesidades.