Finanzas saludables

Lo que debes saber de la cuesta de enero y cómo enfrentarla

Lectura de
8
min
Tabla de contenidos:

La cuesta de enero es un momento difícil para las finanzas de muchas empresas, pero también puede darnos una importante clase de administración financiera. En pocas palabras, la cuesta de enero es el momento del año en el que todo sube de precio por la inflación. O visto de otra forma, es cuando disminuye el poder adquisitivo de nuestro dinero.

Podemos comprar menos con lo mismo. Además de una alta en los precios, hay que realizar diversos pagos importantes, como el de los impuestos, la tenencia, anualidades, y más. Por todo esto, la cuesta de enero suele ser el principal tema de conversación a inicios de año.

La verdadera causa de la cuesta de enero

Como ya se mencionó, la acumulación de pagos y el alta en precios podría parecer la raíz del problema, pero en realidad, este comienza unos meses antes: en noviembre y diciembre. Eventos como el Buen Fin y Navidad, con descuentos y promociones a meses sin intereses, nos invitan a gastar y no a ahorrar el dinero extra que recibimos a finales de año el aguinaldo, bonos por desempeño y demás.

Por lo tanto, el problema no radica principalmente en el incremento de precios, el cual ya sabíamos de antemano que iba a suceder. El verdadero problema está en los hábitos de consumo y la falta de preparación que preceden a la cuesta de enero.

Las soluciones que resuelven este y otros problemas

¡Buenos hábitos! Todo es cuestión de familiarizarnos con mejores hábitos financieros. Algunos de ellos podrían ser:

  • Ser realistas: reconoce tu situación financiera y evita crearte problemas tomando decisiones impulsivas. Conocer claramente nuestros ingresos y egresos nos permite saber cuánto podemos permitirnos gastar.

  • Ahorrar: los expertos suelen decir que la cantidad adecuada de ahorro es un 20% de nuestro ingreso mensual. Esto no está escrito en piedra; puedes comenzar con un 5 o 10% e incrementarlo en la medida de tus posibilidades.

  • Reducir o eliminar gastos: lo que no se mide no se mejora, así que es bueno monitorear de cerca nuestras finanzas y cortar gastos innecesarios. En Kapital damos la solución a esta problemática con nuestro Mi Kapital dashboard en el cual las empresas pueden visualizar entradas y salidas en tiempo real para una mejor toma de decisiones.

  • Capitalizarnos: tener liquidez disponible para financiar nuestro crecimiento empresarial o enfrentar algún imprevisto siempre es una buena idea.  Con nuestro crédito pyme de hasta $5 MDP ayudamos a emprendedores, startups y PyMES a alcanzar sus objetivos.

La cuesta de enero no es fácil para nadie. Entender que es un fenómeno colectivo nos ayuda al saber que no estamos atravesándola solos, y nos puede motivar a adoptar nuevos hábitos financieros para inspirar a quienes nos rodean a hacer lo mismo.