Finanzas saludables

Entiende el crédito revolvente en 3 minutos

Lectura de
5
min
Tabla de contenidos:

El crédito revolvente es un crédito que permite obtener cierta cantidad de dinero como préstamo, devolverlo y luego obtener otro préstamo. Es un tipo de crédito versátil y muy útil ya que se puede usar en una gran variedad de circunstancias, incluida la gestión del flujo de caja o el financiamiento de compras importantes, como lo son las facturas por pagar de las empresas. Estas pueden incluir toda clase de artículos para tu estrategia de crecimiento: inmobiliario, equipo de cómputo, materia prima.

En Kapital, llevamos el crédito simple al siguiente nivel, lo hicimos revolvente y lo llamamos Crédito Flex. Este crédito puede ser hasta por $5 millones de pesos –similar a un crédito simple– con la ventaja de poder pagarlo y volver a usarlo cuantas veces se desee, siempre y cuando los pagos estén al corriente. Diseñado para financiar las facturas por pagar de las empresas, se administra directamente desde nuestra plataforma empresarial todo en uno, lo cual garantiza una correcta y fácil gestión.

Uno de los tipos más populares de crédito revolvente son las tarjetas de crédito, personales o empresariales. Básicamente, estás pidiendo dinero prestado a la compañía de tarjetas de crédito cuando usas una. Puedes usar toda tu límite de crédito, pero después de eso, para evitar recargos por pagos atrasados y otros recargos, siempre se debe pagar, por lo menos, el monto mínimo adeudado cada mes. A medida que reduce la deuda adquirida, más crédito queda disponible para uso futuro.

Crédito revolvente: pros y contras

El crédito revolvente puede ser una herramienta útil para la elaboración de presupuestos y de la planeación financiera. Por ejemplo, puedes realizar transacciones –como los viáticos de un viaje de negocios– y pagarlas a lo largo del tiempo con una tarjeta de crédito empresarial. Nuestra TDC Empresarial permite diferir el saldo hasta a 12 meses y se hace en unos clics desde nuestra app, lo que la vuelve en la mejor opción para las empresas.

Si necesitas hacer una compra importante, como maquinaria o una nueva oficina, pero no tienes la liquidez disponible para pagarla en su totalidad, el Crédito Flex es la solución ideal. Puedes negociar el mejor precio pagando de contado, liquidar la factura y diferirla a 3, 6, 9 o 12 meses desde nuestra plataforma empresarial.

Sin embargo, el crédito revolvente conlleva algunas cuestiones a considerar. Si no se tiene cuidado, puede ser fácil caer en un ciclo de deuda. Por ejemplo, si solo pagas la cantidad mínima adeudada en el saldo de tu crédito revolvente cada mes, te llevará más tiempo liquidar la deuda y, al final, será mayor el monto pagado en intereses que el financiamiento inicial.

¿Por qué el Crédito Kapital es la mejor opción?

Crear un presupuesto y respetarlo es la mejor manera de gestionar un crédito. Con esto en mente, todas las soluciones que ofrecemos están diseñadas con límites establecidos con base en tu capacidad de pago. El Crédito Flex tiene un uso exclusivo para facturas por pagar y se gestiona desde nuestra plataforma empresarial, asegurando así que solo se use para crecer tu empresa. Nuestra TDC Empresarial permite financiar cierto porcentaje del saldo total, para evitar que caigas en un ciclo de deuda interminable.

En conclusión, el crédito revolvente puede ser una herramienta sumamente útil para lograr todos los objetivos empresariales de crecimiento. Puedes beneficiarte de la flexibilidad y facilidad de todas las soluciones de crédito que tenemos en Kapital para ti, al mismo tiempo que amplías tus conocimientos sobre estas con nuestra biblioteca de contenido, en donde te damos los mejores tips financieros para que tu empresa siga creciendo.